Los servicios de implementación de dmarcian Europe son iniciativas basadas en proyectos que le ayudan a alcanzar sus objetivos e hitos relacionados con DMARC. Cada proyecto mantiene la educación, capacitación y promulgación de políticas necesarias para garantizar que pueda ser autosuficiente en la gestión de su catálogo de dominios y su impronta de correo electrónico cuando el proyecto llegue a su fin.

Los proyectos de implementación comienzan con módulos de educación y capacitación para garantizar que comprenda la totalidad del alcance del programa y pueda tomar medidas en el contexto apropiado. Las sesiones posteriores tomarán la forma de reuniones semanales dirigidas por el/la Gerente de implementación. La mayoría de las sesiones incluirán una sala de reuniones para compartir pantalla, la opción de grabar y otros recursos.

Modelo AIM de dmarcian Europe

Modelo de implementación DMARC de dmarcian

En los últimos seis años, dmarcian Europe ha desarrollado un enfoque basado en proyectos, nuestro modelo AIM (Assess, Implement, Manage), para la aplicación de políticas que dicen relación con cumplimiento técnico y cómo éste impacta en diferentes aspectos de su organización.

Fase 1: Assess – Evaluación
En la fase de evaluación comenzamos juntando sus dominios organizativos y datos sobre ellos utilizando la política p=none de DMARC. Luego realizamos un análisis de impacto en los resultados para clasificar los dominios y crear un plan de implementación preciso.

Fase 2: Implement – Implementación
La fase de implementación se centra en habilitar la autenticación de correo electrónico en función del plan creado durante la etapa de evaluación. El objetivo aquí es hacer que cada fuente de correo electrónico cumpla con los requisitos de DMARC implementando las tecnologias SPF y DKIM. Una vez que se logre la cobertura acordada, nos alejaremos del modo de monitoreo para llegar a la política DMARC p=reject.

Fase 3: Manage – Administración
La última fase del proyecto se centra en preparar a su organización para el futuro en dos frentes principales: problemas inesperados y cambios planificados. Habilitaremos informes y alertas para casos en que veamos obstáculos de infraestructura. Y, lo más importante, estableceremos un nuevo proceso de negocios para incorporar nuevos activos digitales.